El 5 de septiembre de 1909 el joven cullerense, capitán de ingenieros, Juan Olivert Serra, realizó el primer vuelo a motor en España ante 4.000 personas, en el campo de maniobras que el Regimiento de Artilleria n.º 11 tiene en Paterna (Valencia). Gracias, entre otras cosas, a la subvención que obtuvo del Ayuntamiento de Valencia para motorizar el aparato.

¿Tanto tiempo ha pasado?

El Real Aeroclub de Valencia es la escuela de pilotos más antigua de España y posiblemente de Europa. Lejos de obtener subvenciones, nadie impidió que nuestro Aeroclub, el de todos los valencianos, fuese desalojado del aeropuerto de Manises el pasado año 2010. Dicho aeropuerto fue fundado por el propio Aeroclub y cedido a Aviación Civil por parte del Ejército del Aire. Entre las condiciones, el Real Aeroclub de Valencia siempre tendría su casa en nuestro aeropuerto. Ese acuerdo marco se convirtió en papel mojado cuando apareció Aena en la gestión de aeropuertos.

¿Recuerdas el Festival Aéreo Internacional Ciudad de Valencia? Se inauguró en 2003 organizado por el Real Aeroclub de Valencia y en 2010 disfrutó de más de 400.000 espectadores. ¿Conoces algún evento que celebre el Ayuntamiento de Valencia con semejante expectación? Pues ese año fue el último que se realizó “por falta de presupuesto”.

¿Qué ocurrió? La aviación no era solo una método de transporte, era una muestra del ingenio humano y de la capacidad que tiene el hombre de convertir sus sueños en realidad, dominando el tercer elemento mirando por encima del hombro a las aves.
Los valencianos no solo fuimos pioneros, hasta nuestros días hemos demostrado una afición imperturbable acompañada por condiciones meteorológicas envidiables.

Ahora nos quejamos porque no podemos subir nuestras maletas tamaño mudanza al avión sin pagar un sobrecoste, ni nos dan la Coca-Cola de los Clicks de Famobil junto al sobre con 5 cacahuetes, o por no tener asignado el asiento, (todo esto a cambio de volar más barato que el precio del taxi que nos lleva al aeropuerto).

Nos aliamos con el político de turno exigiendo explicaciones a una de las compañías aéreas más competentes del mundo porque uno de sus pilotos ha estrellado un avión deliberadamente. Si, por supuesto es una tragedia, pero el ser humano es falible y las máquinas que construye lo son. La legislación aérea es un modelo a seguir en lo que se refiere al autoanálisis. Todos los accidentes e incidentes son investigados hasta la conclusión y cada uno de ellos es susceptible de provocar una mejora o cambio tanto en la fabricación de aeronaves, como en protocolos de mantenimiento; navegación, comunicaciones, como en formación y entrenamiento de tripulantes.

Carteles Bonos 1.3 AAFF

Nosotros animamos a nuestros congéneres a que sigan volando, aquellos que estén intranquilos al hacerlo, tenéis cursos para superar el miedo a volar, muy efectivos.

Aquellos que piensan en la aviación como su profesión, buscar buen asesoramiento de donde formarse y que posibilidades reales de empleo existen.

Aquellos que han pensado alguna vez en convertir la aviación en su negocio: es un sector muy transparente y controlable.

Aquellos soñadores que simplemente desean experimentar el vuelo o aprender los procedimientos para poder pilotar un avión: hoy en día es relativamente asequible poder obtener la licencia de piloto privado o si se prefiere, experimentar el realismo de los simuladores de vuelo más avanzados.

Esta es una pequeña muestra de nuestros pensamientos, pesares y éxitos. Por estos y muchos más, nos vimos obligados a crear una sección específica en nuestra compañía, dedicada a la ayuda de todos aquellos y aquellas que quieran seguir soñando… con volar.

 

Start typing and press Enter to search