Nos encontramos en el periodo no siempre esperado,  en el que debemos cumplir con nuestras obligaciones con Hacienda  y realizar la declaración correspondiente al año 2016,  pero existen varias excepciones en las que el contribuyente no está obligado a presentarla en plazo.

 imagesSon varias las excepciones por las que un ciudadano puede no estar obligado a presentar la Declaración de la Renta. Ya sea confirmando un borrador a través de  Renta Web o presentando la declaración físicamente, la norma general es que están obligadas todas las personas físicas residentes en España excepto los que hayan percibido, de forma exclusiva,  rentas procedentes de estos tres casos:

 1.-  Rendimiento del Trabajo personal,  iguales o   inferiores a 22.000 euros anuales,  siempre que procedan de un solo pagador. Existen casos particulares cuando hay más de un pagador, o cuando el rendimiento procede de prestaciones pasivas.  También hay un límite de 12.000 euros en unos supuestos concretos para los que aconsejamos acudir a un experto que nos podrá aconsejar con plenitud de garantías.

2.-  Rendimiento del Capital Mobiliario y ganancias patrimoniales sometidas a retención, con el límite conjunto de 1.600 euros.

3.-  Rentas inmobiliarias imputadas, subvenciones para adquisición de viviendas de protección oficial o rendimientos de letras del tesoro, con un límite conjunto de 1.000 euros anuales.

Recordar que aun en el caso de no estar obligado a declarar, cualquier contribuyente que tenga derecho  a una devolución tiene que efectuar la confirmación del borrador o presentar la declaración en algunos casos como la deducción por inversión en vivienda habitual o la deducción por doble imposición internacional.

 Una de la principales novedades de este año es la generalización del borrador de declaración a todos los contribuyentes, sea cual sea la procedencia de las rentas obtenidas. Recordar que siempre hay que revisar de manera detenida el borrador ya que la información contenida en el mismo no tiene que ser necesariamente correcta, es más,  habitualmente los errores suelen ser a favor de Hacienda y por supuesto,  que haya información errónea no exime de una posterior revisión por parte de Hacienda.

 En cualquier caso recomendamos que ante  la más mínima duda se consulte a un experto que seguro le informará y le recomendará las opciones más adecuadas a su caso particular.

Start typing and press Enter to search