El gobierno de Pedro Sánchez prepara una Ley de Cambio Climático según la cual en España en 2050 el parque móvil será libre de emisiones, los vehículos afectados serían los gasolina, diésel, híbridos y de gas.

 A partir de 2040 no se podrán vender ni turismos,  ni vehículos comerciales ligeros que produzcan emisiones de dióxido de carbono, diez años más tarde, en 2050, según prevé la Ley de Cambio Climático, se prohibiría la circulación de estos mismos vehículos, en esa fecha el parque móvil sería libre de emisiones.

 El documento que prepara el gobierno también prevé la obligación de que  todos los municipios con más de 50.000 habitantes cuenten con zonas de bajas emisiones antes del 2023 , así una población como Gandía,  deberá  obligatoriamente tomar medidas de restricción del tráfico en los próximos años, como ya están haciendo grandes ciudades europeas como  Madrid, Londres o Berlín.

 La nueva ley también fija la obligatoriedad de instalar puntos de carga eléctrica en todas las gasolineras, que podrían sufrir importantes multas en caso de no adaptarse a la nueva normativa en el tiempo y modo establecido.

 El anuncio de la nueva ley por parte del ejecutivo,  ha despertado críticas tanto en  los partidos de la oposición, como de los fabricantes de coches que la cuestionan  por su falta de previsión y por poner en peligro según sus cálculos hasta 200.000 puestos de trabajo en nuestro país. El momento del anuncio y sobre todo la forma en que se ha realizado,   sin contar aparentemente   con el acuerdo de por ejemplo  los diferentes agentes sociales, abren muchas incógnitas y varios interrogantes ¿Era este el momento adecuado para el anuncio? ¿Debería haberse realizado de otra forma, por ejemplo acompañado de una gran  campaña de información? El tiempo dirá si es compatible la loable lucha contra el cambio climático, con la economía de mercado en la que vivimos.

Start typing and press Enter to search