Las habituales propinas a los camareros tributan al IRPF según ha dictaminado una consultada vinculante de la Dirección General de Tributos, tras este dictamen Hacienda sitúa en el punto de mira a los camareros y trabajadores de establecimientos de hostelería, al considerar que las propinas  no están exentas de tributar al IRPF.

 Tras lo expuesto por la Dirección General de Tributos,  se va a hacer muy complicada la gestión de las pequeñas cantidades economías que reciben los camareros en su lugares de trabajo, la solución que apunta Hacienda es que la propia empresa incluya las propinas en las nóminas de los trabajadores para poder aplicarles la correspondiente retención de forma clara y legal. Parece evidente que los pagos con tarjeta bancaria en los que se incluya la propina tendrán una mayor facilidad de control que las pequeñas cantidades en efectivo, que va a ser muy complicado que se puedan controlar en su integridad.

 Hay que aclarar que en el caso de los trabajadores autónomos las cantidades percibidas en concepto de propina no se deben gravar por el  IVA ni por Sociedades, deberán consignarse en la Declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, en concepto de Rendimientos del Trabajo, por lo que tampoco en el caso del colectivo de los autónomos las propinas esquivaran el control de Hacienda.

 Como dato curioso destacar  que según el Instituto Nacional de Estadística (INE) el sueldo medio de un camarero se sitúa entorno a los 15.000 euros brutos al año,  una de las retribuciones más bajas del mercado laboral español.

Start typing and press Enter to search